E.a.e. nº 94 minas de oro romanas león ii

Los de Huerña eran muy malos; mataron al recaudador de los impuestos;
entonces se destruyó y se quemó el pueblo, y en otro sitio se
edificó otro, el que hoy se llama Luyego. Eso dice la gente, y así nos
lo contó el alcalde de Luyego, del lugar conocido hoy bajo el nombre de
Huerñia.
Se encuentra a 990 m. de altura, en la margen derecha del río Duerna,
antes de que éste confluya con el río Llamas. Dista 5 km. de
Luyego y 3 km. de Priaranza de la Valduerna; saliendo de este puteblo
por el Noroeste, un camino, dicho «de las Matas», que sigue la zona de
regadíos y cruza por vado el río Llamas, lleva al sitio. A la izquierda,
el terreno se alza levemente: es el talud de la terraza aluvial, detrás del
cual se extienden labores mineras antiguas; en la vertiente hay montones
de cantos rodados; entre ellos, arboledas de robles y, separados
por tapias hechas con cantos, antiguos terrenos de secano, hoy pasto
para las cabras y ovejas. A la derecha, entre el camino y el río, se extienden
dos zonas: la primera, al lado del camino, es poco ancha,
unos cien metros; también antiguamente fue zona de cultivos; la cortan
tapias parecidas a las anteriores y la bordean altos robles; es casi llana
y la sostiene una pared alta de un metro, al pie de la cual corre un
reguero y empiezan los terrenos de regadío, donde los vecinos de Luyego
cultivan hoy patatas, cebollas y alubias: es la segunda zona, y la
llaman «los Linares».

Colección
Excavaciones Arqueológicas en España
Materia
<Genérica>
Idioma
  • Castellano
EAN
9789200081743
ISBN
978-92-0-008174-3
Páginas
206
Edición
1
Fecha publicación
01-01-1977