Cuadernos de Espeleología 9-10

El estudio de las cavernas en las calizas constituye
un hecho muy interesante de la hidrogeología,
y tiene una estrecha relación con la existencia de
agua en los terrenos calcáreos.
Con anterioridad al año 1935, abundaban las
teorías entre los geólogos, de que las cavernas se
originaban exclusivamente por encima del nivel
freático, debido a la combinación de los efectos de erosión y disolución de las aguas subterráneas. Fenómenos como la existencia de cavernas de sección tubular, las áreas de delicados encajes de conductos subterráneos, las amplias digitaciones de los conductos subterráneos que no tienen salida y aquellas cavernas con gradientes hidráulicos invertidos, según W. M. Davis, podrían comprenderse mejor si se admite su formación por debajo del nivel freático.
Contrariamente, la existencia de corrientes superficiales comunicadas con las corrientes subterráneas, los sistemas de meandros, que se aprecian claramente en el interior de las grandes cavernas, y los depósitos de gravas, patentizan la existencia de depósitos que se originan en el nivel freático o bien por encima de él. La mayoría de las cavernas que se sitúan por encima del nivel freático nos dan muestras de rellenos parciales a base de acumulaciones de precipitaciones de calcita (como son las estalactitas, estalagmitas y otras diversas formas), de trozos de roca procedentes del desprendimiento del techo y de arcillas que cubren el suelo de las cavernas.

Materia
Arqueología
Idioma
  • Castellano
EAN
9788474832754
ISBN
978-84-7483-275-4
Páginas
372
Edición
1
Fecha publicación
01-01-1982